ENTREVISTA A FLORENCIA LÓPEZ (VILLA MERCEDES, SAN LUIS)

¿Por qué elegiste la poesía para expresarte?

flor lopezElegir me suena a un verbo que pertenece a lo que nosotros consideraríamos la Utopía.  Y la escribo con mayúsculas para darle presencia. Libres son los que no conocen el lenguaje para articular su no libertad decía Zizek. En ese marco podría contarles, con cara sonrojada, que no he elegido la poesía, nos hemos encontrado con la poesía en esta utopía de hacer algunos gritos a un grado de libertad más necesario. Quiero decir, todos estamos oprimidos de algún modo, la poesía a veces permite determinadas fugas, fugas que se le escapan a los que configuran los lenguajes, aunque siempre finalmente fallemos, y nos reconozcamos captados, la energía movilizada en el intento es lo que a veces desacomoda un poco lo instituido.

 ¿Cuáles son las fuentes con que alimentás tus poemas?

La vida. Hay un poeta de Buenos Aires que se llama Durand y en un texto magnífico dice que uno no tiene que hacer nada que no le sirva para escribir, lo dice de modo imperativo: “Si cogés que sea para contarlo”. Bueno, Bizzio, el Sergi Bizzio en su poema : “Lloraría”, se queja de todo lo que ha dejado para vivir por la acción de la escritura. Ahí creo que nos pone a todos en un aprieto, ¿la vida o la escritura? Y si la vida es escritura y sólo vida en tanto relato como diría Arendt. ¿Qué es la vida? Ahí, me paro para escribir mis poemas, en esa pregunta.
Me gusta ir a buscar el problema, pero el alimento, si me preguntás, está en la vida y en la retórica que estos (la mayoría muertos) me contagian.

¿Tu poesía se basa en lo cotidiano y/o los mundos interiores?

Bueno, no creo que haya una separación en tal cosa. Quiero decir, volviendo a la reflexión anterior. La vida o lo cotidiano siempre va a depender de una mirada, la nuestra. Esa mirada es sola y es en ese sentido interior, si se quiere.
Me gusta pensar que todo lo que vamos siendo responde a una suerte de síntesis entre lo de adentro y lo de afuera, el mismo concepto de subjetividad que podemos manejar. En ese sentido la escritura, la mía, sigue la misma lógica.

¿Qué rasgos la caracterizan?

Una vez una chica me dijo, bien bajito como en secreto: “escribís como si siempre no estuvieras del todo en la situación que escribís, como si justo te estuvieras yendo o si estuvieras pensando en otra cosa, más allá de la descripción minuciosa que la mayoría de las veces hay en tus poemas”. Bueno eso me lo dijo hace mucho, y la escritura ha mutado demasiado, sin embargo , me parece esta una buena respuesta para tu pregunta.

¿Cuáles son las temáticas más repetidas que aborda tu poesía?

El amor. \Más vale, de que va a hablar.

“En Córdoba no hay poesía cordobesa hay poesía por clases sociales y por edades”

¿Qué poetas nacionales y extranjeros son de tu preferencia? ¿En qué sentís que te han influenciado o qué aprendiste de ellos/as?

Bueno esa es una buena pregunta, sobre todo porque este es el momento en que salimos de la endogamia de hablar de nosotros y pasamos a decirle a la gente algo que les puede interesar mucho, como información que hace al empoderamiento.

El orden no altera el producto: Bolaño, Garcia Lorca, Fowgil, Fabían Casas, Miller, TS Eliot, Witman y Cumming (sobre todo en mi época en EE.UU). Bolaño de nuevo, Deleuze (me parece un poeta), Spinoza (otro gran). Cortazar, porque no, en su momento. Carreras Arturo, Wallace Stevens, el gran Hector Viel Temperley. Y No debo olvidar a Ginsberg, más por su impronta que por sus poemas en si.

Mario Ortiz, de Bahia Blanca. Osvaldo Bossi, de Buenos Aires.  De nuevo: Durand, Mariano Blat, de Rosario: Maia Morosano, además de poeta y excelente novelista, gran amiga.

Juarroz, Juarroz, lo digo dos veces porque me olvide de nombrarlo antes. Watanabe, peruano recientemente conocido gracias a un amigo y colega y por último quien me mostró a Watanabe, uno de mis poetas favoritos de la escena local de Córdoba Anuar Cichero.

¿Cómo ves al movimiento poético actualmente en tu ciudad?

Veo que hay un crecimiento editorial y de publicaciones. Pero a mi la palabra movimiento me gusta tanto que no la usaría para esto. No creo que en la poesía de Córdoba nada se mueva. Lo digo con lamento. Hay una endogamia de la que todos se quejan en las notas como estas en las que les preguntan,  pero que nadie hace nada.

Te cuento: hay dos o tres círculos de poetas, perfectamente reconocibles después de vivir un tiempo allí y bueno todos los aparatos del poder que funcionan alrededor de esos círculos: dígase: talleres, editoriales, publicaciones, premios literarios. Rara vez se cruzan, rara vez hablan el mismo lenguaje, a veces se encuentran en uno que otro evento que los nuclea, pero cada uno va con su público, se toma una birra y se toma también el palo. No hay charla poética ni escucha, y lo digo a modo de autocrítica también.

En lo que respecta a esa idea de “producción local” a mi eso me da lo mismo, no me interesa desde dónde se produzca el poema, el poeta en si es un ser de ningún lugar, entonces el poeta situado es una idea que se transforma en un falso problema. En ese sentido sigo también a Zizek y digo: puede ser buena la globalización en algún sentido,

¡!!Aprovechad!!!! no te atrincheres siendo de un lugar.

En Córdoba no hay poesía cordobesa hay poesía por clases sociales y por edades, acá me pongo marxista, pero de nuevo, la endogamia de los discursos. Incluso lo podés ver en la curatorial de los festivales, en quienes son los que escriben en las secciones culturales, eso está muy claro, pero son también las reglas de esos juegos específicos diría Bourdieu.

¿Movimiento? No, la poesía oral que es auge en Rosario y Buenos Aires y que está acá no más de nuestras manos ha tardado siglos en llegar a Córdoba, no sé que pasa con la poesía, pero movimiento no.

 ¿Qué opinión te merece lo que proponía el poeta Osvaldo Lamborghini: “Primero publicar, después escribir”?

Me agarrás desprevenida. No conozco ese texto o esa máxima, sin embargo creo entender a que problema te referís. El tema de la autopublicación ha dejado un interrogante muy grande que de hecho lo tratamos y personalmente en relación a la poesía lo trate en una investigación que se llevó a cabo el año pasado para la Secyt de la Universidad de Córdoba, sobre la mutación de la subjetividad del poeta contemporáneo.

A ver, asumo que Lamborghini lo dijo hace un tiempo, y que no tenía idea de lo que está pasando ahora. Sacada de contexto esa frase me sonaría hoy anarquista y pienso en la cultura panfletaria y en la necesidad de decir algo más allá de como este dicho, eso es algo muy propio de las culturas en guerra. A veces hay q decir, no importa si está escrito con S o con C o si se usa una metáfora más o menos apropiada.

“(en Córdoba) cada uno va con su público, se toma una birra y se toma también el palo. No hay charla poética ni escucha”

El problema se situa cuando pensamos hoy, con la proliferación de los medios de comunicación accesible a todo el mundo, las copias baratas, el mismo Internet, no se es otra realidad, hay que inventar todo de nuevo y tener mucho cuidado. Ya no dice nada que una persona publique un libro o una revista, o esta misma entrevista, ¿quien la leera?, posiblemente sólo mis amigos. Sin embargo, como se conserva ese imaginario, yo también hablo con la idea de que me va a escuchar mucha gente. En ese sentido, se conserva el fetiche por el escritor pero ya no importa nada quien es un escritor, ahora el parámetro de valor creo que está más puesto en la calidad de la literatura producida justamente en contrapelo con la posibilidad irrestricta brindada a la sociedad de los modos de circulación de la información. Diria Foucualt, la circulación más importante incluso que el contenido. Pero ahí también hay una trampa. Te hacen creer que circulas, eso es Facebook, la mayor ficción de todas. Pero en realidad el que circula es el que vende 50.000 ejemplares en una editorial europea, ese es el que circula, pero mientras tanto, para distraer, esta fecebook, entonces están todos pensando que van a  escribir cualquier cosa y que pueden hacerlo y se les da “la voz”. Y bueno, no la escucha nadie, que para el caso, es más o menos lo mismo.

Esto no significa que esté en contra de las editoriales pequeñas o las auto publicaciones, imagínense yo acabo de fundar una mini editorial a fin de año, sino lo que digo es que hay que cambiar el foco, uno no publica un libro para ser escritor, con esa máxima nos estaríamos comiendo una mentira. No sé para que uno publica un libro en una editorial independiente, o más bien dicho si se, pero estoy segura que no lo hace para “ser un escritor”.

PARA LEER POEMAS DE FLORENCIA HACÉ CLIC ACÁ

lopez-florencia1Nació en Villa Mercedes, San Luis. Vive en Córdoba. Comunicadora Social. Poeta, Docente y Tallerista de escritura creativa. Vive en Córdoba. Nació en Mercedes, San Luis. Ha realizado diversos proyectos vinculando la literatura con otros lenguajes de la expresión y la comunicación. Actualmente
Co-dirige una editorial independiente y artesanal: Diezmil Cosas Editorial junto al poeta y corrector literario Anuar Cichero. Ha publicado algunos títulos de poesía y cuento breve. Su obra mayormente está difundida en blogs y fanzines sueltos perdidos por las ciudades y por el mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s